Un viaje a la artesanía oriental sin salir de Pontevedra

Atrapasueños, mosaicos y textiles son solo una pequeña parte de la artesanía oriental que Luar ofrece en Pontevedra. En esta pequeña tienda de la calle Don Gonzalo, culturas e identidades diferentes conviven en la más bella expresión artística. 

Artesanía oriental: donde comienzan los sueños

tienda de artesanía Luar en Pontevedra

“Persigue tus sueños, y no dejes que nadie te impida alcanzarlos”. Posiblemente, este sea el consejo más generalizado y, por ende, repetido, a lo largo de toda la historia de la humanidad. Palabras a menudo pronunciadas por personas solícitas, seres queridos que con afecto y confianza animan a los demás a seguir adelante.

Sin embargo, lo que mucha gente desconoce es que en Pontevedra existe un lugar, donde los sueños no tienen escapatoria. Cuando uno entra en Luar no puede evitar quedarse embelesado. Decenas de atrapasueños y bolas de Feng Shui cuelgan por sus paredes y techos. Lucen en cientos de colores y bailotean con piruetas irresistibles a los ojos. Niños y mayores detienen sus pasos frente al escaparate, movidos por una atracción enigmática e irrefrenable. Solo cuando Buha se acerca al cliente, este, despierta de su encanto.

“Tanto los atrapasueños como las bolas de Feng Shui llaman mucho la atención por su valor diferencial. A las bolas de Feng Shui les llamamos estabilizadores de energía y son diseñados por los propietarios de Luar. En la cultura del Oriente adquieren propiedades contra las energías negativas, evitando que entren en los hogares, además de que por su color y movimiento funcionan como elementos decorativos de gran singularidad”, explica la dependienta Buha Mohamed.

Un viaje a cualquier lugar del mundo 

La historia de esta pequeña tienda de artesanía oriental, situada en el número 20 de la Rúa Don Gonzalo, comenzó en el verano de 2019, justo antes del estallido de la pandemia del coronavirus. “Fueron momentos duros”, recuerda Buha, “porque justo cuando comenzábamos el proyecto, el confinamiento obligó a echar el cierre”. Se quedaron, entonces, sin tiempo para recuperar el dinero invertido, y con la incerteza nublando el horizonte de las ilusión y perspectivas que les llevaron a emprender y apostar por la artesanía. Sin embargo, siguieron adelante, “porque creíamos y creemos que es necesario reivindicar el valor de lo artesanal, de los productos naturales, y acercar la cultura oriental y asiática al continente europeo”. Así, si algo tienen de especial Luar es, “sin duda la originalidad”. 

Y es que no solo los atrapasueños captan miradas en este pequeño templo del arte internacional. En la tienda conviven mosaicos, telas, objetos de cuero, zapatos y un sinfín de artículos de distinta procedencia y culturas diversas, que agasajan al visitante con un viaje de ida a casi cualquier país del mundo. “Tenemos joyas hechas de árbol de oro, la única especia de todo el mundo que se encuentra en Brasil. También traemos lámparas turcas, que por el colorido de sus cristales y mosaicos encantan a los visitantes. Los textiles proceden de la India, Tailandia o de Nepal y se trata de estampados que no suelen verse ni encontrarse habitualmente en España”, indica Buha. 

Tienda de artesanía Luar en Pontevedra
Lámparas de Aladino en Luar. Sus precios van de los 8 a los 22 euros.

Las lámparas de los deseos 

En una vitrina, justo detrás del mostrador brillan en plata y oro unas pequeñas lámparas de aceite. Sus formas evocan al cuento de Aladino y, rápidamente, se dibuja en la mente del que observa la idea de un genio atrapado; muchos son los que reprimen el impulso de saltar a frotarlas. «Tenemos bastante variedad de lámparas de Aladino, algunas con fines únicamente decorativos, y otras que incorporan la mecha necesaria para prender la llama y dar luz”. Aunque al principio pueden parecer una tetera, se trata de lámparas de diseño artesanal, con estampado floral en relieve e intrincados detalles que confieren al objeto un aura misteriosa y exótica. 

Por otro lado, Buha Mohamed tiene claro que la sostenibilidad debe mover el mundo. Por ello, en Luar siempre han apostado por el ecologismo y el cuidado medioambiental, por un comercio justo y local, y por darles apoyo a las mujeres. «Creo que la artesanía debe ser sostenible. Aquí trabajamos con productos naturales, tenemos pendientes hechos de hoja de limonero, productos de macramé, cáñamo, y madera de sauce, que, según la cultura tibetana,  puede regular las hormonas”. Además, el valor por el trabajo femenino se pone de manifiesto en muchos de los artículos de Luar. “Por ejemplo, tenemos joyas hechas a mano con plata que no ha sido sometida a ninguna elaboración ni pulido, y las realizan mujeres tailandesas. No hay ninguna pieza que sea igual a la otra, son productos totalmente únicos”.

Tienda de artesanía Luar en Pontevedra
Bolsos de telas orientales en Luar

Una historia de amor por el arte y por Pontevedra 

La historia de Buha Mohamed no es solo una historia de amor por el arte y la artesanía, también de amor por Galicia, concretamente por Pontevedra. “Soy saharaui y llevo diez años en España, pero ya antes había estado aquí; concretamente en Andalucía, viviendo con una familia cordobesa de acogida durante los meses de verano. Después, ya más mayor, recalé en Pontevedra y aquí terminé quedándome”, detalla. 

tienda de artesanía Luar de Pontevedra
Autor: Rafa Vázquez

Buha trabaja en la tienda Luar de Pontevedra, mientras los propietarios mantienen otro negocio en Baiona, y detalla que “tanto pontevedreses, como familias extranjeras que vienen a hacer turismo” terminan entrando en el establecimiento. “Ayer mismo una familia de turistas entró y me dijo que esta era una de las tiendas más originales y bonitas que habían visto en la ciudad”, un reconocimiento que Buha recibe con la emoción y el cariño de quien disfruta, vive y siente con pasión su trabajo. Un oficio, el del arte y los artesanos, que representa la tradición, la cultura y las identidades.  


Pontevedra es una ciudad donde las diferentes culturas se mezclan, viven y enricen el patrimonio artístico y cultural. Desde finales del siglo XIX, las corrientes de pensamiento teosófico, muy vinculadas al hinduismo, penetraron en la Boa Vila, para dejar una marca eterna en las fachadas de diferentes edificaciones históricas. La masonería, representada por un amplio grupo de intelectuales, entre los que se incluye al dramaturgo Ramón María del Valle-Inclán, dejó en la ciudad del Lérez vestigios secretos que todavía hoy podemos descubrir. Si te preguntas qué hacer en Pontevedra, esta ruta por la iconografía mística promete despertar todos tus sentidos.