Lorca en Pontevedra: tras los pasos del poeta

Lorca en Pontevedra

Es innegable. El poeta más importante del siglo XX mantenía un vínculo irrompible con Galicia. Fue en 1916 cuando Lorca pisó por primera vez esta tierra y se volvió cautivo de su belleza. Embriagado con el olor del mar, se enamoró. No de alguien, ni de algo, sino de una sonoridad, de las palabras, únicas e incomparables, que conforman la lengua gallega. Galicia conquistó el corazón del pianista. Tanto fue así que se dice que aquí el músico se convirtió en poeta.