¡Hola! Soy Nerea

sobre-mi-nerea

Periodismo: el poder de la palabra

Se puede viajar soñando con los ojos abiertos; también a través de la música. Hay quien
prefiere viajar siguiendo el trazo de los pinceles, mientras otros surcan los renglones de
la escritura. A mi me gusta viajar escuchando, imaginando la trayectoria personal del
que vive y siente, de todo aquel que quiere contar. Viajar es también comunicar. Ser voz
y proyección social para todo el que tenga una historia que compartir. 

Me llamo Nerea Fernández Calviño (27/08/1998), nací a las orillas del Lérez y Pontevedra
es mi casa, el lugar al que pertenezco. Peregriné hasta Santiago, y puedo decir, con
seguridad, que mi mochila de la facultad no pesaba menos que la de un peregrino.
Compostela me vio crecer (además de darme dolores de espalda), pero, sobre todo, me
enseñó el oficio más bonito del mundo. Allí descubrí el realismo mágico, la disciplina de
Hemingway y la humanidad de Albert Camus. Allí, me enamoré del periodismo.

Soy feliz en la redacción de un periódico y, hasta ahora, he pulsado los teclados de Diario
de Pontevedra y Faro de Vigo.
Me gusta hacer fotos y me declaro fan de los gatos.
Actualmente estudio en la Universidad de Vigo un Máster de Social Media. Supongo que
cualquier excusa es buena para seguir contando, y, ahora más que nunca, las redes
atesoran el inmenso poder de la comunicación.

Pontevedra no sería lo que es hoy sin el poder individual de cada una de las personas que la habitan

sobre-mi-nerea
Susana-Fortes- Tal-Como-eramos

Algunos libros y autores con los que viajar por Pontevedra

Decía Miguel de Cervantes que «en algún lugar de una libro, hay una página esperándonos para dar sentido a la existencia». A mí me gusta pensar que la historia de Pontevedra, o de cualquier otro lugar con el que mantengamos un vínculo especial, siempre nos ha estado esperando. Es cuestión de tiempo que decidamos sumergirnos en sus pasajes, los de la tierra que nos vio crecer, los del lugar en que hemos despertado a los sentidos y a la belleza del mundo, los del paisaje que nos ha hecho amar la realidad de nuestro hogar más verdadero. Pontevedra también es el lazo de unión con nuestros padres y con el amor que nos regalaron. Y, como dice Joan Margarit, de ése amor vivimos siempre. 

Yo conseguí despertar y ser plenamente consciente de la belleza de esta pequeña y carismática ciudad gracias a las palabras de Pepy G. Clavijo en su libro «Pontevedra. De los nombres propios de las calles», publicado en el año 1996, por la Diputación Provincial. Se trata de un recopilatorio en el que se recoge el origen del nombre de 98 calles de la Boa Vila. Una ardua investigación a la que la autora dedicó muchas horas, y que, con la abnegación de los científicos, nos regaló.

El libro «Crónicas de Pontevedra» de Milagros Bará, a la que podéis leer, cada domingo, en Diario de Pontevedra, es otra de las guías imprescindibles para emprender viaje por vidas pasadas. Ésas que nos cautivaron, como las de los vecinos más ilustres, las de los locales más emblemáticos, las de todos aquellos que con valentía contribuyeron a engrandecer, a veces sin ser conscientes, el nombre de esta ciudad. «Crónicas de Pontevedra», que ya suma cuatro volúmenes, es un manifiesto a favor de la historia local, a veces injustamente olvidada o desconocida. 

Por otro lado, la periodista Susana Fortes recupera en su obra «Tal como éramos» pequeños trozos de la vida cotidiana: «tiendas, calles, antiguos cines, colegios, jardines, amores de andar por casa…». Y muchas otras cosas que, quizá, ahora ya no existan, pero que resultan imprescindibles para conocer y reconocer la Pontevedra de hoy. Un libro, en definitiva, que es declaración de amor, memoria sentimental, de la propia ciudad. 

libros-sobre-pontevedra

Historias que entusiasman y pinturas que cautivan son los ingredientes principales que ofrecen el historiador José Benito García y el pintor Alex Vázquez-Palacios en su libro «Pontevedra. Cuaderno de viaje». Palabras e ilustraciones que evocan paseos por las calles y plazas, sin moverse del sofá, donde «el verdadero tiempo no lo mide el reloj, sino el camino, la naturaleza, el arte, el paisaje, la ciudad y sus gentes». Para José Benito García no hay secretos en el pasado pontevedrés que valgan, a él podéis seguirle la pista en PontevedraViva, y, a título individual y literario, en «Habladme piedras» (2013), una guía donde descubrir las leyendas y anécdotas que la zona monumental oculta.  Desde Teucro hasta nuestros días, el escrito comparte pinceladas de nuestra historia común también en su blog

Por último, y pesar de que aún queda muchos por leer y escribir, me gustaría hablaros de Carla Fernández Martínez y recomendaros  encarecidamente su tesis doctoral: «Iconografía de una ciudad atlántica. Memoria e identidad visual de Pontevedra. El estudio más completo, con perdón a nuestro querido Filgueira Valverde, para conocer lo que una vez fue Pontevedra y, en consecuencia, para saber apreciar y valorar el patrimonio y urbanismo del hoy. Carla Fernández escribe con la lealtad que, según los clásicos, es la memoria del corazón, impulsando la democratización de la cultura, para que sea accesible a todas las pontevedresas y pontevedreses. 

pontevedra-la-memoria-rescatada
pontevedra-la-memoria-rescatada