Érase una vez la isla de Tambo

La isla de Tambo tiene una larga historia, pero es, para muchos desconocida. Sus años de propiedad eclesiástica y militar la mantuvieron apartada de los vecinos de la ría de Pontevedra, con un acceso totalmente restringido y controlado. Son muy pocos los que han tenido la suerte de poner un pie en ella; los que han conseguido ver la belleza que su naturaleza atesora.

Por ello, la curiosidad no ha dejado de creer alrededor de su historia, evocando cantidad de mitos y leyendas. Su recuperación para el dominio público está, ahora, más cerca que nunca. El mes de marzo el Concello de Poio se hará cargo de la gestión de la isla y, para poder visitarla y estar preparados cuando esto ocurra, os traemos algunas de sus claves históricas. 

La historia de la isla de Tambo en 16 claves

1 . Érase una vez Tambo: una misteriosa isla, desde siempre alejada del turismo, cuya silueta se vislumbra en el lugar que es, a al par, ocaso del río Lérez y nacimiento del mar. Entre las costas de Poio y Marín, la isla de Tambo emerge como una tortuga perezosa, así la llamó Luis de Góngora en sus “Soledades”, y de cuyo nombre, y el de su pequeño apéndice Tenlo, se dice que son corrupción de ‘Talabo’ y ‘Telamón’ (nombres que recibe el padre de Teucro en la mitología griega). Y es que existe una leyenda mitológica alrededor de Tambo, que está muy relacionada con la fundación de la ciudad de Pontevedra por el arquero griego. En este artículo te la contamos. 

la isla de Tambo en el poema Soledad segunda de Luis de Góngora

2 . La isla de Tambo se extiende alrededor de 28 hectáreas y alcanza una altitud máxima de 81 metros en el monte San Facundo. Cuenta con dos playas: Area da Illa e Adreira. 

3 . Fue cedida por la reina doña Urraca a los monjes benedictinos del Monasterio de San Xoán de Poio en el año 1105. Los religiosos ejercieron un control total sobre la isla mediante foros. Se trata de contratos de larga duración por medio de los cuales cedían las tierras de Tambo a otras personas para su uso y aprovechamiento, a cambio de rentas. 

4 . En el año 1839 llega la ley de desamortización y la isla le es arrebatada a los monjes por el Estado. Los terrenos desamortizados son vendidos en 1849 por la Junta de Venta de Bienes Nacionales a 53 vecinos de Combarro por valor de dieciocho mil reales. 

De lazareto a propiedad del presidente del Gobierno

5. Tambo acogió desde el año 1866 un lazareto en el que los tripulantes de navíos (y sus mercancías), sospechosos de parecer enfermedades contagiosas, paraban a hacer cuarentena, antes de su llegada al puerto de Marín. Estaría activo durante 13 años, hasta 1879, y la estructura de sus edificios se sigue conservando hoy en día.

lazareto en la isla de Tambo
Ruinas del antiguo lazareto. Fotografía de CAPOTILLO para La Voz de Galicia.

6 . La construcción de este Lazareto se efectuó sin tener en cuenta la voluntad de los verdaderos propietarios de la isla, los vecinos, que lucharon legalmente por recuperarla. Lo conseguirían en el año 1872, pero en el litigio se originaron una serie de gastos que terminaron por ser inasumibles para ellos. Por ello, deciden venderla a don Eugenio Montero Ríos en 1884. 

Eugenio Montero Ríos y su esposa en el Pazo de Lourizán
Eugenio Montero Ríos y su esposa Avelina Villegas en el Pazo de Lourizán. Fotografía de Joaquín Pintos.

7 . Para sorpresa de muchos, en el año 1889 la isla para a ser propiedad del Concello de Pontevedra, pero solo durante tres meses. Es el plazo de tiempo que la administración local necesitó para trasferir la propiedad al Ministerio de Guerra del Estado. La cesión de los terrenos se hace con la condición y el objetivo de que se construya una institución penitenciaria, ahora que, si la cárcel no queda finalizada e inaugurada como máximo el 6 de julio de 1892, Tambo volverá a manos de sus antiguos propietarios. Y así sucede. 

8 . En julio de 1892 no había ni rastro de las obras de construcción del recinto penitenciario, por lo que el Concello de Pontevedra recupera la isla y se la devuelve a su propietario, don Eugenio Montero Ríos. Cuando éste fallece en 1914, queda por herencia en manos de su esposa Avelina Villegas y, más tarde, en las de  sus hijos. 

9 . Los herederos de Montero Ríos deciden vender la isla mediante subasta en el año 1935. Es aquí cuando comienza el dominio militar; pues es adquirida por la Marina, al considerarla necesaria para la realización de actividades relacionadas con la Escuela Naval que, por 1938,  inicia su construcción. 

polvorín de la isla de Tambo
Polvorín en la isla de Tambo. Fotografía de CAPOTILLO para La Voz de Galicia.

10 .  En el hechizante paisaje de la isla de Tambo destaca, por su encanto, el faro de Tenlo Chico. Su construcción se aprobó en junio de 1916 dentro del plan general de balizamiento de la Ría de Pontevedra y luciría por primera vez en 1922, para ya nunca apagarse.

faro de Tenlo-Chico en la isla de Tambo
Faro de Tenlo Chico

Dominio militar

11 . Con la isla bajo tutela de la Marina,  se construye un polvorín que queda inaugurado junto a al Escuela Naval Militar en el año 1943. Desde entonces, ha estado reservada a usos militares imposibilitando el acceso público. 

12 . Llega el año 2008 y la declaración por parte del Estado de que la isla ya no tienen interés militar. Es el comienzo de un limbo que hoy persiste. Tambo es administrativamente propiedad del Concello de Poio, pero la Marina sigue ejerciendo control y vigilancia sobre la misma. 

Leyendas

13 . La historia de la isla de Tambo da comienzo en la Edad de Hierro, ya que existen restos de un asentamiento castrexo en su zona más elevada.

14 . Existió una ermita dedicada a la advocación de Sta. María de Gracia. La leyenda afirma que San Fructuoso caminó desde el templo isleño a Poio, donde fundó el monasterio de San Xoán allá por el siglo VII.

monasterio de San Xoán de Poio
Mosteiro de San Xoán de Poio

15 . Esta ermita sería atacada por el temible corsario inglés Francis Drake en 1589. La imagen de Sta. María de Gracia fue tirada al mar y recogida por los pescadores de Combarro que la escondieron entre sus redes. Más tarde construyeron un santuario en el lugar de A Renda, donde todavía hoy se le rinde culto.

capilla de San Roque en Combarro
Capilla de San Roque de Combarro donde hoy se encuentra la imagen de Sta. María de Gracia, renombrada como Virgen da Renda.

16 . Después del ataque corsario, el templo quedó destruido, pero todavía hoy se conservan en la isla los restos de otra capilla posterior dedicada a San Miguel (devoción de los marineros), que se fecha en el siglo XVIII. 

capilla de San Miguel en la isla de Tambo
Capilla de San Miguel en la isla de Tambo

Para un viaje al corazón de la isla de Tambo os recomiendo este breve documental de Xulio Rodríguez. Podéis ver imágenes del interior de la isla, mientras se repasan las pinceladas más importantes de su historia. 


Si te ha gustado este pequeño recorrido de leyenda, no te pierdas otra historia fabulosa. La mitología y la magia se unen para hablarnos de Pontevedra. ¿Quién era Teucro?. ¿Cómo llegó de Grecia a Pontevedra?. ¿Hay evidencias que puedan demostrar el origen griego de la Boa Vila? Te lo contamos.